• 7
  • 2
  • 4
  • 1
  • 5

campamento

Los curas del Arciprestazgo de Aliste y Alba cumplen 30 años desarrollando un campamento al alcance de todas las familias y abierto ahora al conjunto de la Diócesis

Chany Sebastián 30.09.2017

 

La iniciativa alistana "Como Enanos" seguirá siendo un referente del Arciprestazgo de Aliste y Alba "abierto a todos los niños y niñas de la Diócesis de Zamora para que en invierno y en verano puedan disfrutar de campamentos a unos precios simbólicos para todas las familia". Así lo manifestaba su director, Fernando Lorenzo Martín, cura de la Unidad de Acción Pastoral de Valer de Aliste, tras cerrar la última cita en tierras de Sanabria donde se cumplieron los 30 años de su puesta en marcha.

La historia dio comienzo allá por 1987 cuando un grupo de sacerdotes decidieron poner el marcha el "Campamento Aliste" para dar una oportunidad a los niños y niñas alistanos. En 2009 recibía el nombre de "campamento interparroquial" abriéndose a toda la Diócesis de Zamora y en 2010 pasaba a denominarse oficialmente "Como Enanos".

Este año entre las novedades ha estado una marcha de dos días, para los más mayores, durmiendo fuera del campamento. Otro día se compartió la Eucaristía con los feligreses de Sotillo de Sanabria. Los talleres son parte imprescindible y este año hubo uno de primeros auxilios impartido por Cruz Roja. Según los organizadores, "está demostrado que un campamento ayuda mucho más a los niños y niñas que muchas actividades que realizan durante todo el año, un campamento es algo muy serio de cara al crecimiento emocional y afectivo de la persona. De ahí que el equipo de monitores trabaje mucho para que todo vaya perfectamente preparado y nada quede a la improvisación".

Luis Miguel Herrero fue el primer jefe, y Fernando Rosón el guía del Cañón del Tera.

El antaño "Campamento Aliste", ahora "Como Enanos", forma ya parte de la historia de la comarca, del Arciprestazgo y de su gentes, gracias al esfuerzo de un grupo de curas alistanos, buena gente, unos de origen y otros de acogida por su labor pastoral, que en 1987 echaron a andar un proyecto innovador en una tierra donde, desde la posguerra, años cuarenta del siglo XX, funcionaba el campamento juvenil San Ignacio de Loyola en San Pedro de las Herrerías, de los más importantes de España, pero dirigido siempre más a niños de otros lares, no a los propios alistanos.

El toresano Luis Miguel Rodríguez Herrero -hoy vicario-, uno de los curas que mayor calado han dejado en su paso por la comarca, fue el primer jefe del Campamento Aliste. Además de cura de Figueruela de Arriba y Alcañices, -también fue arcipreste-, hay que destacar su labor como fundador de iniciativas como el Adata en 1995 o la romería de Fátima en Villarino Manzanas y Petisqueira, o presidente de Aulas de Música de Aliste y Tras Os Montes. José Manuel López fue el ecónomo, Francisco Abad el encargado de la función religiosa, Pablo Cisneros al frente de la enfermería, José de la Prieta como cocinero (y ahí sigue), Manolo Iglesias Martín como ayudante y el histórico y siempre querido Fernando Felipe Rosón Jiménez, gran conocedor de las tierras sanabresas y alistanas, encargado de organizar las marchas por el Cañón del Tera. Ya en una segunda etapa estuvieron como jefes Florencio Gago, Mariano Pérez y José Luis Miranda. Siendo digna de destacar la incorporación en el año 1993 de la religiosa Isabel Andrés, hermana del Amor de Dios, proveniente del Movimiento Junior (Movimiento de Acción Católica) que sigue en el campamento.

rinconUsera