TESTIMONIO VOCACIONAL

p> 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A VINO NUEVO,

 

 Odres

 

8- MODELOS RELACIONALES  

 7- SERVICIO

 6- RECIPROCIDAD HOMBRE-MUJER

 5- OPCIONES FORMATIVAS

 4- VOCACIÓN E IDENTIDAD

 3- LOS NUEVOS CAMINOS INTERPELAN

 2- LA RENOVACIÓN POSTCONCILIAR

 1- EL LOGION DE JESÚS

 

 

 

 

domingoRs

DOMINGO DE PASCUA

“Este es el día en que actúo el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo”.

Oramos con el salmo 118 (117), 1-2.16-17.22-23

1 Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.                              

2 Diga la casa de Israel:                                          

eterna es su misericordia.

                                              

“la diestra del Señor es poderosa,

16 la diestra del Señor es excelsa,                    

17 No he de morir, viviré

para contar las hazañas del Señor.                 

22La piedra que desecharon los arquitectos            

es ahora la piedra angular.

23Es el Señor quien lo ha hecho,

ha sido un milagro patente.                              

El Hallel (salmos 111-118) nos dice como era la oración de Israel. Es oración de alabanza y acción de gracias teniendo en cuenta el pasado y el presente. ¿Cómo rezaría Jesús estos salmos? Este es el último salmo que seguramente rezó Jesús antes de la oración del huerto.

 

El personaje central es un individuo liberado de un peligro mortal que expresa su confianza en Dios y le da gracias “porque es eterna su misericordia”.

 

Para expresar el peligro mortal que ha superado, se compara a sí mismo a la «piedra que desecharon los arquitectos», transformada luego en «la piedra angular» (v. 22). Jesús utilizará esta imagen y este versículo, al final de la parábola de los viñadores homicidas, para anunciar su pasión y su glorificación (cf. Mt 21,42). Él pasó por peligros de ataques enemigos, se vio confrontado con momentos de terrible tentación y amenaza, se sintió traicionado y abandonado por sus amigos y perseguido hasta la muerte. Dios lo ha resucitado y nosotros celebramos “el día del Señor”.

 

El salmo nos presenta un Dios de ternura, de misericordia, un Dios bueno. Que actúa liberando, reconstruyendo, colocando en su sitio. Para lo que parecía imposible, Él ha hecho “un milagro patente”.

 

Nosotros vamos a rezar este salmo a la luz de la Muerte y Resurrección de Jesús, dándole gracias por nuestras “pequeñas muertes y resurrecciones de cada día”. ¿A qué recuerdas haber muerto? ¿A qué crees que has resucitado? Confía y da gracias “porque es eterna su misericordia”.