• IIDomAdv

XLVIII Jornadas de Pastoral Juvenil Vocacional

¡VIVE EL ADVIENTO!

 adv9



 

No termina este libro, es un punto y aparte. Dios es el único que puede poner punto y final. Es un punto y aparte porque la historia del Amor de Dios sigue y los horizontes son tan dilatados que solo finalizan en la eternidad.

El futuro pertenece totalmente a Dios y en El ponemos toda nuestra confianza. El Amor de Dios es su obra, la ha mantenido y la ha preservado, la ha guardado y la ha protegido. El, que puede sacar hijos de Abraham de debajo de las piedras, sacará vocaciones y otros hombres y mujeres recorrerán los caminos del futuro.

Dios nunca se deja ganar en generosidad y da más y el sacrificio de Vega, de Celeste o de Rocío son pálidos reflejos de la generosidad de Dios. Encaremos el futuro con esperanza y con la certeza que toda la tierra es susceptible de ser trabajada por el Amor de Dios.

La fe desaparecerá, la esperanza terminará pero el amor permanecerá por eternidad sin fin. Terminemos estas líneas, con la oración que el Padre Usera puso en nuestro corazón y en nuestra vocación: Dame, Dios mío, más dilatados horizontes, nuevas tierras para extender tu reino”.